Sentencia definitiva

Su ausencia y la sentencia estaba anunciada, uno (Ariel) casi seguro del dictamen por parte de La Sala Penal de Reos en cárcel en condenar muchos años a su hermana. Por otro lado, Eva Bracamonte quien ahora mejorada a comparación del interrumpido desmayo evolucionado en un ataque aparentemente de epilepsia fue el detonante y  lo que obligó a los presentes a postergar la resolución final.
Desde el 15 de Agosto del 2006 en que fue asesinada Myriam Fefer, y los años siguientes en que toma protagonismo las pericias policiales, lleno de especulaciones, hipótesis confusas hasta ahora llevan 6 largos años en concretarse y difícilmente permite voltear la página en sentido contrario.
Está vez los jueces por unanimidad decidieron a otorgarle 30 años de pena privativa por ser la autora intelectual del asesinato de su madre. Mientras que el sicario Alejandro Trujillo Ospina es sentenciado a 35 años de cárcel. El abogado Lamas enfatizó y resaltó en que presentará un recurso de nulidad a mencionada pena.
El eco que se produjo en primera instancia impulsado por el hijo menor de los bracamonte, al asegurar que fue una artimaña con la intención de dar oxígeno a los magistrados e indirectamente se compadecieron de su vulnerabilidad con los desvanecimientos, todo indicó que no iba en buen camino. A esto sesumóo su declaración al referirse a su Liliana que tenía una maestra del claun la cual podía dócilmente instruirla, pero sus irreverentes alusiones se enfrentaban cara a cara con los partes médicos quienes daban fe de lo ocurrido en la sala penal.
En principio estuvo recluida en el hospital Hipólito Unanue por la proximidad del nosocomio, luego es trasladada a la clínica San Borja para estabilizarla y evitar lo peor para su familia y allegados.
Existen antecedentes que expresan que a lo largo del proceso Eva tuvo 6 cuadros de desvanecimientos producto del estrés y preocupación inagotable propia del proceso lo que refuerza en que no fue una simple escena de teatro (curso que llevaba desempeñando).
El quizás más abatido por las discrepancias entre hijos es Marco Bracamonte; la persona, padre y el fallido intento por acercarse a su hijo y convencerlo de que sus denuncias que al inicio pudieron haber tenido un móvil (económico) a lo largo del tiempo puede que no desea darse cuenta de que ´´teme a equivocarse’’  manifestó contiendo las lágrimas. Además, el patriarca de los Bracamonte tendió una posibilidad para probar su ajeno ensañamiento de Ariel contra su hermana y que el mejor medio probatorio sería renunciar a la reparación civil o cualquier tipo de intervención con la empresa  remontada por su asesinada madre.
La absuelta Castro Mannarelli se regocija en la apelación dirigida a la Corte Suprema con el fin de ayudar a su pareja y amiga Eva. Decidida con ello, dijo que trabajará de la mano con el papá hasta lograr sacarla y probar su asperoza, polémica y trascendental inocencia. Un repentino y desesperado abrazo finiquitó su estadía en la cárcel de Castro Mannarelli, el llanto dominó y una despedida involuntaria las alejó, pero que unió más a dos personas que se estiman demasiado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s