La redención pública del Vaticano

El Vaticano sentencia a un año y medio de cárcel a Paolo Gabriele, el ex mayordomo de Benedicto XVI condenado por robar más de mil documentos privados del Santo Padre. Empero, esta semana ‘Paoletto’ puede ser absuelto por el indulto divino de su ex patrón.

El perdón lo puede todo. Paolo Gabriele, el ex mayordomo de Joseph Ratzinger y ex miembro de la familia pontificia, autor intelectual del escándalo de los ‘Vaticanleaks’ y señalado por la Gendarmería vaticana de robar más de mil documentos privados del Papa –incluidos algunos con la firma de “Para ser destruido”-, ha recibido una pena benévola: tres años de cárcel, sin embargo a merced de no contar con antecedentes penales, su pena se ha visto reducida a un año y medio de cárcel, que podrá cumplirse bajo la forma de arresto domiciliario. En la materia económica, su reparación civil será el pago de los gastos judiciales, cuyo monto no ha sido revelado.

Muy aparte de la leve sentencia obtenida por el filtrador de los documentos secretos al periodista Gianluigi Nuzzi, autor del libro “Su Santidad, las cartas secretas de Benedicto XVI”, el ex mayordomo ha dejado en claro que su acto ha sido “por amor a la Iglesia y a su Jefe visible” y ha afirmado convencido de no sentirse un ladrón ni arrepentirse de sus actos, pero sí ha pedido perdón por su ‘modus operandi’. Lo que sí ha variado en sus declaraciones con respecto a las primeras sesiones ha sido su discurso y el de su abogada al señalar que él es la fuente de Nuzzi, y que no tiene colaboradores en sus acciones pese a un inicio señalar que contaba con varios cómplices de hasta los más altos rangos del Vaticano.

Minutos después de terminada la última sesión del juicio a Paolo Gabriele, cuya duración no pasó de una hora, fue el padre Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, quien tomó la palabra y salió a anunciar la posibilidad “muy concreta y muy verosímil” de que en los próximos días Benedicto XVI le conceda el perdón a su ex mayordomo. La compasión y el afecto jugarán un papel importante la próxima toma de decisión del Papa hacia su ex criado, quien desde el 2006 hasta el pasado 22 de mayo lo ayudaba a despertarse, a vestirse, a decir misa, servirle el desayuno, el almuerzo y la cena, acompañarlo en sus paseos por la Santa Sede y ayudarlo a desvestirse para irse a dormir.

El destape de documentos secretos, cuyos contenidos incluyen desde corrupción en el Vaticano hasta un posible plan para acabar con el Papa, sacados a la luz por obra y gracia por Paolo Gabriele y que remesó  al Vaticano en los últimos meses, da la impresión de querer trazarse con un final feliz, mayor aún si en el transcurso de los días ‘Paoletto’ recibe el indulto del Santo Padre, pero aunque desde la Santa Sede quieran pintarlo como un caso cerrado, lo que sobra en estos ‘Vaticanleaks’ son cabos sueltos. Los cómplices del destape, la corrupción a alta escala y esa ambición desmedida en el seno del Vaticano de quedarse con el puesto del representante de Dios en la tierra son los casos que, de momento, quedan archivados a falta de que otro cuervo mueva ficha en esta trama con aparente final feliz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s